La empresa Swarovski, radicada en Austria fabrica desde 1895 los cristales Swarovski, reconocidos en el mundo entero como los mejores. Su extraordinaria belleza, variedad de colores, amplia gama, perfecto tallado y pulido hace de ellos los más reconocidos y usados por casi cualquier industria, no sólo en el mundo de la joyería y la moda, sino también en accesorios, relojes, cosméticos, iluminación, tecnología y muchas otras aplicaciones más. La fábrica Swarovski, emplea los mejores materiales para la fabricación de los cristales, mediante un proceso muy complejo y usando técnicas especiales, la arena, el cuarzo y los minerales se transforman en cristales reales. Su versatilidad hace que sean muy fáciles de aplicar las piedras preciosas, ya sea pegándolas, planchándolas o cosiéndolas, tal como se usan los Swarovski Sew On Stones, los cuales son cristales especialmente desarrollados para coser a mano o a máquina en cualquier tipo de tejido o accesorio. La gran variedad de cristales Swarovski cuenta con piedras redondas, colgantes, piedras de fantasía o cuentas de cristal y están disponibles en muchos cortes diferentes, son productos versátiles y abren una multitud de posibilidades creativas a través de su aplicación. Los cristales Swarovski son resistentes a las influencias ambientales y los procesos mecánicos de procesamiento (por ejemplo, la soldadura). Esto garantiza que las piedras de Swarovski cuenten con una calidad premium y un brillo intenso.